Toldos en veredas, “las autoridades deben pagar algún costo”

Comercio detallista establecido acusa desprotección ante la avalancha de comerciantes ambulantes

Caminar por calle Eyzaguirre en San Bernardo, en la capital del Maipo, se asemeja a trasladarse por alguno de los centros urbanos y céntricos más poblados de las distintas comunas en la región Metropolitana, como Ahumada en Santiago o Puente Alto.

El lugar que queda para avanzar por las veredas es bastante estrecho, bajo toldos azules y naranjas, artefactos tecnológicos, accesorios para teléfonos, variado tipo de ropa, artículos para mascotas, mascarillas, comida y todo lo que existe en el comercio detallista establecido, que paga  trabajadores, cotizaciones, arriendo, impuestos y gastos comunes, entre otras obligaciones legales.

Por esta razón, el presidente de la Federación del Comercio Detallista de la Región Metropolitana y presidente de la Cámara de Comercio de San Bernardo, Pedro Zamorano, acusa desprotección por parte de las autoridades, donde los únicos que asumen el costo económico son los miembros de su sector.

“Lo que sucede en mi comuna, es lo mismo que hemos repetido durante los últimos años. Uno entiende que hay gente que tiene necesidades, pero vemos que ahí hay instaladas una serie de personas que no tienen esa condición, por la cantidad de mercadería que utilizan, por los vehículos que se trasladan, por la forma de comportarse y porque no se instalan cientos de toldos en una noche. Entonces no creemos que esta gente de menos recursos sean los propietarios de los toldos que están ahí. Hay muchos de ellos que aún no están ocupados. Es evidente, hay alguien que los instala, o un grupo, y luego empieza a vender esas posiciones a gente con y sin necesidades urgente.

Aquí no existe ninguna consideración, ocupan la vereda casi en su totalidad. La gente no puede desplazarse libremente por las veredas y los negocios así, casi no tienen oportunidades de tener público. Sobre todo aquellos que están en galerías donde se dificulta más el ingreso. Como se hizo anteriormente, una solución puede ser que modifiquen la ordenanza para cerrar Eyzaguirre, la calle principal de San Bernardo.

Entonces aquí el único que asume el costo es el comercio establecido. Y la situación es cada más compleja, porque el primer año se instalaron en diciembre, después noviembre y este año es en octubre. Después puede septiembre o todo el año.

Ya no tenemos a quién acudir para solucionar este problema. Nos hemos reunido con carabineros, con alcaldes, gobernadoras, intendentes, delegada presidencial. Lamentablemente en forma cronológica la situación es cada vez peor. Todas las autoridades nos entienden y nos comprenden, pero ….Es una situación complicada, para todos. Para ellos, como autoridades, porque es una herencia de otras administraciones y no se detuvo en el momento oportuno.

Salida no se ve muy prometedor. Uno proyecta el futuro de acuerdo a las experiencias que tiene y de acuerdo a las acciones que se realizan. Si miro hacia atrás, miro que la cosa ha ido en aumento, donde las autoridades modifican la ordenanza para estar dentro de la legalidad. De esta forma, no las acusan de otorgar permisos sin el respectivo marco legal. Entonces, se cambia la ordenanza para favorecer a estos nuevos grupos que hacen presión. Visto así, no vemos un futuro promisorio.

La autoridad  tiene las herramientas para utilizarlas, o no hacerlo. También debe ponderar que hará, si es mejor el remedio o la enfermedad. De todas formas las autoridades deben pagar algún costo. En este caso, el costo político, en algún sector de la comunidad, es seguro”.  

IMÁGENES / 20 punto 10

Temas relacionados