Fase 2 termina con esperanza de pequeños comercios

Sin medidas financieras que acompañen medidas sanitarias deberán cerrar por quiebra

El retroceso que tendrá toda la Región Metropolitana a la fase 2 de transición a partir de hoy, más el toque de queda que nuevamente comenzará a las 22:00 horas  y que los restaurantes, comercio minorista y atención al público deberán estar cerrados a las 20:00, significa terminar hasta con las esperanzas para un importante porcentaje de comerciantes quienes deberán cerrar por quiebra. Así lo expresan dirigentes del sector, al indicar que las medidas sanitarias deben acompañarse con medidas financieras.

Pedro Zamorano, presidente de la Federación Metropolitana del Comercio Detallista y presidente de la Cámara de Comercio de San Bernardo, explica que la situación es complicada, porque se adoptan medidas de tipo sanitario, pero no se acompañan con medidas de tipo económica ni financieras a los comerciantes que se ven afectado porque no pueden atender. Además, el sábado y domingo quedan sin ningún tipo de ventas. Sin medidas paliativas van directamente a la quiebra, como el sector de las peluquerías o comercio no esencial.

Lo único que se ofrece son prórrogas, créditos, postergaciones. Pero todo tiene que pagarse. El problema es que no pueden abrirse los negocios,  no hay ingresos y no hay como cumplir. Tampoco se sabe cuándo será el tiempo de la normalización. El panorama lamentablemente es muy oscuro.

Lo que pasa en el sector es incomprensible. El comercio está obligado a cerrar y debe pagar patente municipal, igual que abriera su negocio todos los días.

Se anunció el Fogape 2.0, pero tiene un inconveniente: el interés es mayor que en el Fogape 1. Entonces llegamos al mismo punto, los empresarios con más recursos tienen la posibilidad de acceder, porque el interés igual es menor al de tiempos normales, o de pizarra.  De esta forma, tienen la posibilidad de financiar posiblemente inversiones y aumentar el capital. Para los comerciantes que no tienen mayores recursos, el dinero de los retiros, subsidios, bonos  o préstamos, es para el sustento, tratar de rescatar sus negocios y no quebrar, para no quedarse en la calle.

Entonces son realidades y enfoques distintos. Ahora, en las regiones que se sustentan del turismo como Viña del Mar, Valparaíso, Puerto Montt, Punta Arenas, en la región de Los Lagos, donde han estado prácticamente sin trabajar durante todo el año, se han realizado algunas marchas y se han emitido declaraciones. Otro problema grave es el que sufren los comerciantes del barrio Lastarrias, Bellavista, Alameda, Vicuña Mackenna, que tampoco pueden abrir los viernes.

Es posible que se necesite una posición más firme y unida con los gremios más afectados, como gastronómicos, de entretención y cultura para levantar una voz más corporativa ante las autoridades de gobierno”.

Desde la  Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga) se emitió un comunicado, donde se suman al reclamo de los gremios del comercio por el retroceso que tendrá toda la Región Metropolitana a la fase 2 de transición a partir de hoy sábado.

“La industria gastronómica está como en un maremoto, con una seguidilla de olas que nos siguen golpeando una y otra vez. Las nuevas medidas implican un tremendo impacto para el rubro. Entendemos que el nivel de contagio llevó a las autoridades a adoptar esta determinación, pero también necesitamos que el Gobierno entienda que esas medidas tienen que ir acompañadas de ayudas especiales a nuestro sector y que no han sido acogidas, como la postergación del pago de patentes y contribuciones.

Ya no tenemos margen para mantenernos, porque se sigue aplazando la posibilidad de reactivarnos, ya que llevamos más de un año sin poder funcionar con normalidad.

Le pedimos al Gobierno que se haga cargo del impacto de estas restricciones y nos otorgue un salvavidas para no ahogarnos en medio de la tormenta. La situación de los restaurantes en regiones es extremadamente compleja y requieren un programa de rescate urgente”.

Juan Carlos Velásquez, presidente de Anagec, gremios de bares y discoteques, calificó la situación de «toque de quiebra», ya que además se adelantará el horartio de restricción de desplazamiento.

 “Las medidas anunciadas por el Gobierno son una sentencia de muerte para el sector gastronómico y de entretención, que da empleo a casi un millón de personas. Adelantar el horario de cierre es literalmente un toque de quiebra, ya que las ventas recién se comienzan a activar a las 20:00 horas cuando llega la gente desde la oficina.

Estas medidas van contra la lógica de la prevención, ya que el cierre de bares y restaurantes a las 20:00 hrs. solo contribuye a incentivar las fiestas clandestinas y reuniones privadas. Es en este tipo de eventos en los que se producen los contagios ya que no hay respeto por los aforos, ni distancia social o fiscalización”.

IMAGENES / 20 punto 10 /Pedro Zamorano / Galería Freire

Temas relacionados