En María Pinto se hace todo lo contrario a la razón

En Africa crean gran muralla verde en el Sahara para detener el desierto y en Melipilla se talaron 30 hectáreas de bosque y arbustos para establecer plantaciones de monocultivo

JORGE BRAVO A. / Desde Caleu – Reserva de Desarrollo Ecológico / Til Til

En África se está construyendo un inmenso muro que puede ayudar a salvar la vida del planeta. Se trata de un proyecto que están efectuando países de este continente en el que se están plantando millones de árboles alrededor del desierto del Sahara con el objetivo de frenar el cambio climático.

Se han movilizado más de 20 países, la mayoría de ellos rodean el desierto del Sahara y también se sumaron organizaciones internacionales e institutos de investigación para crear el proyecto de la Gran Muralla Verde de África.

El proyecto se puso en marcha en el año 2007 tras ser aprobado por la Unión Africana y los resultados son sorprendentes. La idea era construir un muro de árboles de casi 8.000 kilómetros de largo y 15 km de ancho entre Senegal, al oeste, y Djibouti, en el este.

Los millones de árboles que se han plantado pertenecen a varias especies nativas, como el datilero del desierto, el ciruelo indio o las acacias. Principalmente se han escogido estos árboles porque se adaptan al clima, en concreto las acacias son resistentes frente a la sequía y su sombra ahorra el uso de agua en las explotaciones agrícolas.

En María Pinto, en cambio, se hace todo lo contrario. La desertificación ya cruzó la región Metropolitana y en las zonas rurales de Melipilla se siguen realizando talas ilegales que producen el efecto contrario. Así  lo denunció la diputada Marcela Sandoval (RD) en cuanto a la tala de más de 30 hectáreas de bosque y arbustos nativos por empresas agrícolas.

 “Debido a las denuncias de vecinos y organizaciones sociales oficiamos a CONAF, y tras su respuesta, nos encontramos con que se han realizado la talas ilegales por las  agrícolas Fusión y Agroalto en cerros de la comuna, con el fin de establecer plantaciones de monocultivos de paltos.

Al menos 4 hectáreas de bosque nativo del tipo esclerófilo, fundamentalmente espinos, y más de 26 hectáreas de arbustos y suculentas autóctonas han sido cortadas, solamente por estas dos empresas agrícolas entre fines de 2019 a la fecha.

En noviembre del año 2019, en el sector de Baracaldo, CONAF constató que agrícola Agroalto cortó 26,4 hectáreas de formaciones xerofíticas (arbustos y suculentas) autóctonas, incumpliendo su plan de trabajo, lo mismo con la afectación a cursos de agua en 68,8 hectáreas en la zona. En tanto, en septiembre de 2020, en la localidad de El Parrón de María Pinto, agrícola Fusión taló sin autorización 0,98 hectáreas bosque nativo esclerófilo, sin plan de manejo aprobado por CONAF. Además, en sector Talhuen, en julio de este año se detectó la tala de bosque nativo en una superficie de 3,4 hectáreas.

“Aunque todas estas denuncias están en trámite en el Juzgado de Policía Local de María Pinto y con audiencias citadas en septiembre y octubre, urgen medidas de prevención más efectivas, pues es irrelevante que se establezcan medidas reactivas, como multas, pues no impiden que las empresas sigan vulnerando la normativa y depredando los cerros y ecosistemas”.

IMAGENES / Agencias / Facebook / Marcela Sandoval /

Temas relacionados