El aborto: Textos y realidades comparadas

Argentina lo aprobó sin restricciones y el miércoles comienza su discusión en Chile

JAVIERA ABARZUA BAHAMONDE /Martrona UDP.

En Argentina, durante la madrugada del miércoles 30 de diciembre del 2020 el Senado trasandino aprobó un proyecto que permite acceder libremente al aborto hasta la semana 14 de gestación.

En Chile, el próximo miércoles 13 de enero La Comisión de Mujer y Equidad de Género de la Cámara de Diputadas y Diputados comenzará la discusión de un proyecto de ley que busca despenalizar el aborto hasta la semana catorce de gestación.

Hoy, en el país rige la  ley que fue promulgada el 14 de septiembre de 2017 y despenaliza el aborto en 3 causales: en caso de peligro de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación.

Significó todo un hito para los derechos reproductivos de la mujer. Fue, además, el primer triunfo del movimiento feminista en la década.  “¡Día histórico para las mujeres de Chile! Con la aprobación de las #3Causales, avanzamos en un derecho básico para nuestra dignidad”, así Michelle Bachelet celebró el 21 de agosto del 2017, día en que bajo su gobierno se le dio oficialmente el vamos a la ley de despenalización del aborto bajo 3 causales.

En Argentina, el proyecto fue impulsado por el Gobierno del presidente Alberto Fernández y era un reclamo histórico de los colectivos feministas. El texto, que ya había sido aprobado por los diputados el 11 de diciembre pasado.

La ley trasandina representa un fuerte cambio respecto a la situación actual -en la que solo se permite abortar legalmente si la mujer sufrió una violación o corre peligro su vida- y autoriza la objeción de conciencia de los facultativos que no quieran participar del aborto, pero siempre que deriven con rapidez a las pacientes a otros profesionales que lo lleven a cabo.

En Chile, el proyecto de ley sobre aborto pasó en el Comité Constitucional y en el de Salud dentro de la Cámara de Diputados, así como en el Senado. Sin embargo, poco después de que el Congreso aprobara el proyecto de ley, los grupos conservadores interpusieron un requerimiento de inconstitucionalidad. Como resultado, el Tribunal Constitucional tomó su decisión final.

Aunque el Código de Salud de Chile de 1931 legalizó el aborto en ciertas circunstancias, una ley aprobada en 1989, durante el último año de Pinochet,  se prohibió el aborto en todos los casos, incluso cuando el embarazo pone en peligro la vida de la mujer.

En el 2017, 3 mil casos anuales se proyectaban cuando se discutía en el congreso el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. El 23 de septiembre pasado se cumplieron tres años de que fuera publicada en el Diario Oficial y la cifra de casos anuales desde ese día, en que empezó a implementarse, es muy distante a lo que se pronosticaba: Según cifras oficiales del Minsal, desde septiembre de 2017 a junio a 2020, solo 1.813 personas constituyeron alguna de las tres causales que permiten interrumpir un embarazo en caso de estar en riesgo la vida de la madre, el feto es incompatible con la vida o ha sido producto de una violación. Solamente un 30% de lo proyectado.

De acuerdo al Ministerio de Salud, las cifras acumuladas entre 2017 y lo reportado a junio de 2020 muestran que 1524 mujeres decidieron interrumpir su embarazo. Es decir, un 84%. De ellas, 577 lo hicieron porque peligraba su vida, 674 porque el feto era inviable y 273 por la causal de violación. Esta última es la menor de todas y es la causal que presenta mayor objeción de conciencia con un 50% de médicos que se niegan a practicar un aborto bajo esta causal.

En nuestro país las estadísticas del INE muestran  que en el 2019, ingresaron 649 niñas entre 10 a 13 años a programas de atención prenatal, mientras que solo 27 niñas menores de 14 años pudieron constituir causal por violación en el mismo periodo, equivalente al 4% de los casos reportados por el Minsal.

IMAGEN/ Ley de aborto, Argentina

Temas relacionados