¿Ancalao la carta corrupta?

Chile necesita saber quién está intentando manipular la elección presidencial y se requiere cárcel para los responsables

CARLOS ALZAMORA V. / Periodista U. de Chile

No, para nada. ¿Quién puede creer que una persona se presenta a una elección presidencial con más de 23 mil firmas falsas? No doy crédito a una acción burda, de un profesional, persona con estudios que podría verse involucrada en un hecho deleznable.

Ello no lo exculpa de la responsabilidad que asume cuando se debe hacer responsable de una campaña que se inicia con la recolección de firmas.

Diego Ancalao es periodista, es decir una persona que por definición debe desconfiar de todo lo que, como profesional, se le ofrece y aquí está el asunto más importante. ¿Quién y por qué está detrás de utilizar a un mapuche como candidato con dos tercios de firmas de una notaría que no existe y cuyo notario falleció en febrero último? ¿Qué hay detrás de esta maniobra? 

Ancalao se equivoca en perseguir al denunciante, al Presidente del Servel. Se equivoca en la tesis de ponerse de víctima a la Lista del Pueblo. Esta es, por ahora, una inorgánica y dividida agrupación de personas con representación en la Convención Constitucional, de los cuales 13 de 27 la abandonaron a 40 días de asumidas en la CC. Hoy se quedaron sin candidato presidencial y están intentando evitar la diáspora.

Chile necesita saber quién está intentando manipular la elección presidencial y, además, se requiere poner en la cárcel a los responsables. Estamos ante el crimen organizado y están a las puertas de La Moneda. De ahí hay un paso a la corrupción institucionalizada, acaso ya no sea tarde con los ex comandantes en jefe y los generales de Ejército y Carabineros, y a un ex Director de la PDI, procesados. Por ello es gravísimo lo ocurrido con Ancalao

Temas relacionados