A 48 años de un golpe mortal

Ayer, Australia desclasificó documentos informando que realizó operaciones de espionaje en Chile en la década de 1970 para apoyar la intervención de Estados Unidos

Hoy, la municipalidad de San Bernardo amaneció con las banderas a media asta como acto de homenaje a todas las víctimas que dejó la dictadura cívico militar en San Bernardo.

“En este día tan significativo para Chile, renovamos nuestro compromiso con la democracia y el respeto a los Derechos Humanos, y con total convicción nos plegamos al anhelo de verdad, justicia y reparación”, publicó la entidad en sus redes sociales.

Durante la mañana se realizaron distintos actos de memoria en conmemoración de un golpe atroz, feroz y mortal. Uno de ellos se efectuó en el cerro Chena, en San Bernardo,  mientras  Carabineros informó sobre incidentes que se habrían registrado en medio de las marchas por el centro de Santiago, los cuales reprimieron con gases lacrimógenos y carros lanzaaguas.

Ya la noche de viernes, manifestantes se reunieron en la denominada Plaza de la Dignidad, ex Plaza Italia, donde al menos ocho personas fueron detenidas por protestar en el epicentro de las manifestaciones gatilladas desde el 18 de octubre de 2019.

Hace 48 años la historia de Chile quedó marcada con fuego el 11 de septiembre de 1973. Ese día, la democracia en el país fue interrumpida por un golpe de Estado militar contra el presidente socialista Salvador Allende.

Primero al frente de una junta militar, y después en solitario, Augusto Pinochet estableció una dictadura  que se prolongó hasta 1990, dejando miles de muertos, fallecidos, desaparecidos, detenidos, torturados y exiliados.

Entonces, Chile sirvió como lugar para experimentar con el modelo económico neoliberal en América Latina.

Ayer, 10 de septiembre del 2021, Australia desclasificó documentos de inteligencia informando que realizó operaciones de espionaje en Chile en la década de 1970 para apoyar la intervención de Estados Unidos durante el Gobierno socialista de Salvador Allende.

El Servicio Secreto de Inteligencia de Australia (ASIS, por sus siglas en inglés) instaló una «estación» en Santiago de 1971 a 1973 a pedido de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, en inglés), según registros australianos desclasificados y publicados por el National Security Archive (NSA), un centro de investigación con sede en Washington.

De acuerdo con los memorandos e informes citados por el NSA, en diciembre de 1970, el ministro de Relaciones Exteriores australiano, William McMahon, autorizó abrir una célula secreta en la capital chilena, cuyos equipos y agentes llegaron a mediados de 1971. Las operaciones -que implicaron reclutar activos chilenos y presentar informes de inteligencia directamente a la sede de la CIA en Langley, Virginia- duraron 18 meses.

Para principios de 1973, el nuevo primer ministro australiano, Gough Whitlam, ordenó al director del ASIS poner fin a la operativa en Chile, «inquieto» por la posibilidad de que se hiciera pública una participación de Australia «extremadamente difícil» de justificar, según los registros difundidos. La célula de espionaje australiana se cerró aparentemente en julio de 1973, aunque un agente del ASIS siguió en Santiago hasta después del golpe militar del 11 de septiembre.

IMAGENES/ Frontis Municipalidad de San Bernardo / cerro Chena / dpa. Salvador Allende

Temas relacionados